Arqueología de Brandomil

Altares votivos de granito encontrados en Brandomil

Una parte importante de los restos arqueológicos a que se refiere el libro mencionado en el apartado anterior Corpus de inscripciones romanas de Galicia. I. Provincia de A Coruña, hay tres altares votivos.

El primero fue consagrado al dios Cosus, fue encontrado hacia el año 1880, actualmente se encuentra en el museo de la Catedral de Santiago de Compostela.

El segundo altar apareció en 1955 y, según los datos de la inscripción, se supone que perteneció a un liberto. Contenía dedicatorias religiosas y un culto a Fortuna.

El tercer altar votivo fue encontrado hacia 1885. La primera línea de texto está bastante gastada, pero aún es legible y actualmente también se encuentra en el Museo Catedralicio de Santiago de Compostela.

Además de los altares, en 1939 se encontró un frontón de un monumento funerario de gran calidad. En la actualidad está en paradero desconocido.

La última pieza relevante recogida en este libro es una placa funeraria de granito, cuya conservación no es buena. Se encuentra en el Museo do Pobo Galego.

Además de estos elementos, también se encontró una Estela con una luna creciente, una inscripción y un hombre desnudo, de cabeza redonda y cuerpo desproporcionado, en el que resalta el ombligo y los órganos genitales. Existen diferentes versiones sobre el lugar donde se encontró esta estela, se dice que el lugar fue en Brandomil y otras fuentes dicen que fue encontrada en San Cosme de Antes, pueblo ubicado a poco más de dos kilómetros, pero lo importante de esta pieza son sus dimensiones, ya que cuando las Estelas Romanas tenían un tamaño de poco más de un metro, en este caso supera los dos metros de altura.

Otros elementos encontrados en Brandomil son los miliarios, al menos un par de ellos, localizados en un caso durante la reconstrucción del Puente, derribado por una tormenta en los años 90, y otro localizado mientras se realizaban reformas en una casa parroquial.

Pero a todos estos restos se suman los cientos de ellos que, o han sido destruidos o se encuentran en casas vecinas, con diversos usos.